Volquetes de putas

Fue su primera china en el zapato. Granados siempre ha defendido que el dinero tiene una procedencia legal, que abrió la cuenta en Suiza con unos ahorros que le dejó su padre y que esta fue engordando gracias a su trabajo de bróker.

Lo más leído

Al final, la Audiencia Nacional ha podido contrastar que llegó a tener 1,67 millones de euros y que abrió el primer depósito solo 16 días después de llegar por primera vez a la alcaldía de Valdemoro, el 20 de julio de Ahora, el juez instructor, Manuel García Castellón, y la Fiscalía Anticorrupción intentan delimitar la fortuna de Granados en el extranjero, amasada durante años con el presunto cobro de comisiones ilegales.

Los investigadores no solo buscan en Suiza, también en Mónaco y la isla Mauricio , paraíso fiscal. La frase no fue suya, pero se pronunció en la reunión casera en la que Granados aleccionaba a los 'espías' sobre cómo debían declarar en sede judicial.

El ex número dos de Aguirre, entrevistado en la Cadena SER.

Otro de los episodios históricos de Granados: Al principio, sus suegros le defendieron y dieron explicaciones nada creíbles ante el juez. El tiempo les ha hecho recuperar la memoria.

volquete de putas

Sus abogados acaban de presentar un escrito y acusan a Granados de utilizar a sus suegros "en su exclusivo beneficio" y sin su consentimiento. Aseguran que el dinero es propiedad de su yerno y que lo escondió en su altillo "abusando" de su confianza y de sus "limitaciones físicas". Una de las pruebas clave en la pieza que investiga la financiación ilegal del PP de Madrid. En ella hay un apunte de Tampoco su agenda, donde no apuntaba mordidas, sino la presencia de afiliados a mítines del partido.

El empresario y exsocio de Francisco Granados, David Marjaliza. El empresario David Marjaliza , uno de los principales imputados en el caso y la principal línea de investigación que tiene la Fiscalía gracias a su colaboración, puede terminar de apuntillar la credibilidad de Granados.

Francisco Granados: “Lo del volquete de putas yo no lo he dicho jamás” | Vanity Fair

Marjaliza, ya examigo, ha señalado que Granados era uno de los destinatarios de sus regalos. Todo eso estaba anotado en un cuaderno".


  • Destacamos.
  • mujeres solteras de merida venezuela?
  • Navegación de entradas.
  • agencias matrimoniales en medellin- poblado;
  • mujer soltera busca hombre lima.

El empresario ya ha confesado que él, Granados y Javier López Madrid se repartieron a partes iguales una comisión ilegal de 3,6 millones de euros por el amaño de tres obras del suburbano madrileño: Me parto: Me entristece: Me cabrea: Qué aburrimiento: Sin palabras: Descartar Recuerda las normas de la comunidad.

Aníbal Malvar La UE nos pide que no seamos tan camareros. Aníbal Malvar Ciencia y tierra.

Bienvenido a Público

En apenas tres meses, los asuntos del PP madrileño se nos han llenado de putas. Esa idea cochambre, vomitiva, cretina. Mujeres moneda, mujeres llevadas a cacerías donde los machos se bautizaban con la sangre de las piezas muertas. Uno de ellos lo contó a la prensa. Un tal Merino: Que "el pago de comisiones en efectivo o en especie en cacerías y prostitutas era absolutamente habitual". Los empresarios, los comisionistas, alcaldes, ex alcaldes, politiquillos de saliva agria, se hacían llevar el marisco en helicóptero, y se pagaba a los untados con entrepierna fresca de muchachas billete, chavalas agujero, regalos con tetas manejados por Francisco Granados, mano derecha de Esperanza Aguirre , su gracioso ejemplar de macarra rizado que llegó a Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, pepero de pro pringado de gomina y chabacanería prostibularia.

Francisco Granados: “Lo del volquete de putas yo no lo he dicho jamás”

Las segundas putas tenían que llegar en un volquete. O sea, dentro de uno de esos cajones enormes para desechos de obra que se giran para conseguir volcar -y de ahí su nombre- los restos. Que fueran putas-volquete y no putas-helicóptero, no las diferencia en nada de las anteriores. Lo narraba este periódico:.

AQUÍ se cuenta.

No se le ocurrió otra cosa al tal Halffter. Y no de cualquier manera.